Anunciada oficialmente la nueva Nintendo Switch con pantalla OLED

Los rumores se sucedían unos detrás de otros. Desde que empezó el año, prácticamente a diario surgía alguna noticia que revelaba nuevas informaciones, así como declaraciones de insiders que afirmaban que la llegada era inminente. Lo cierto es que no se equivocaron.

Nintendo ha anunciado una revisión de su híbrida, Switch, la cual presenta varias novedades. Antes de adentrarnos en ellas, destacando sobre todo la inclusión de una pantalla OLED, hay que mencionar el precio y la fecha de salida.

Por el momento solo se sabe el coste que deberán asumir los norteamericanos si quieren hacerse con esta nueva Switch: 349,99 dólares. Las conversiones, en la práctica totalidad de casos, son injustas, así que cabe esperar que en España el precio no sea equivalente en base a la diferencia dólar-euro. En concreto, todo apunta a que costará 349,99 euros.

En cualquier caso, habrá que esperar unos cuantos meses para disfrutar de las diversas mejoras que implementa este modelo. Y es que no verá la luz hasta el próximo mes de octubre. El día 8 es el elegido, agotándose el stock muy probablemente. El modelo de color blanco ha gustado a la comunidad, aunque también estará disponible el tradicional de tonalidades neón.

Cambios, mejoras y carencias

Aunque el panel IPS de la primera Switch es bastante bueno, lejos queda de la calidad que puede proporcionar un buen OLED. Por suerte, Nintendo ha escuchado a sus fans. En este caso, el procedimiento es inverso al que sufrió PS Vita, la cual primero fue comercializada con pantalla de negros puros y posteriormente se sustituyó.

La tecnología no es lo único que cambia, puesto que más allá de tratarse de un panel OLED -con mejores contrastes y colores-, las dimensiones serán mayores. De las 6,2 pulgadas de antes pasamos a un total de 7. ¿Cómo es posible si el tamaño no ha aumentado en exceso? Ello es fruto de haber mejorado el diseño frontal. Los usuarios de la nueva Switch disfrutarán ahora de unos marcos bastante más finos.

Pero no es oro todo lo que reluce: un aumento significativo del tamaño de la pantalla debería haber conllevado el incremento de resolución que tanto pedían los usuarios. Por desgracia no será así. En el modo portátil, la Switch OLED seguirá mostrándolo todo a 720p. Haciendo uso del dock, tal como sucedía hasta ahora, aumentará a 1080p.

Nintendo era consciente de que ofreciendo esa mejora, prácticamente no sería palpable una de las que sí ha introducido: mayor autonomía. La de la primera Switch se antojaba escasa, pero el fabricante nipón promete un cambio drástico asegurando un máximo de 9 horas, así como un mínimo de 4,5.

Si bien es cierto que las cifras son similares, cada vez que se muestren colores negros en pantalla, la misma apagará los píxeles de esas zonas, lo cual se traduce en un considerable ahorro de batería.

Al tratarse de una pantalla más grande, cobra una mayor importancia el modo portátil con la videoconsola apoyada en la mesa y los Joy-Cons extraídos a modo de mandos. Para mejorar esta experiencia, la pieza de la parte trasera que antes era demasiado pequeña ahora ha pasado a ver aumentado su tamaño. Así pues, la estabilidad y comodidad son máximas.

En lo referente al sonido, Nintendo afirma que han optimizado el sistema de audio. Ya de por sí era bueno en el anterior modelo, por lo que la experiencia será muy gratificante.

Por otra parte, aquellos usuarios que prefieran conectarse a Internet directamente evitando las redes Wi-Fi y su inestabilidad, podrán hacerlo utilizando el puerto LAN integrado en el dock que se comercializará junto a la consola híbrida.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad