Dark Souls 3 – Consejos básicos y mejores lugares para farmear

Si buscas algo más completo, echa un vistazo a nuestra guía Dark Souls 3.

Desde la distancia, Dark Souls parece igual que cualquier otro RPG de acción, y aunque comparte muchas mecánicas con otros títulos del género, también hace varias cosas de forma distinta. Si eres nuevo en la serie puede que todo sea algo abrumador, así que aquí te mostramos una guía básica para que te hagas con los conceptos básicos. Más abajo encontrarás una guía para subir de nivel a tu personaje de forma efectiva, incluyendo los mejores lugares para conseguir almas.

Recuerda: en Dark Souls morir es una mecánica central del juego, y al empezar es más que probable que mueras mucho. Si ves que no puedes avanzar más de cinco minutos sin morder el polvo, no te preocupes: es normal, y es así como aprenderás a controlar los comportamientos de los enemigos y cómo atacarlos. Así empezarás a morir mucho menos – al menos, claro, durante un rato.

Elegir una clase de personaje: Es posible crear cualquier tipo de personaje independientemente de la elección que tomes respecto a la clase. Pero si eres nuevo en los Dark Souls, recomendamos crear un híbrido de damage dealer y tanque usando el Caballero como punto de partida. La armadura inicial del caballero está razonablemente equilibrada entre la agilidad y la protección; empezarás además con un anillo que te garantizará salud extra, y las estadísticas predeterminadas te ofrecen una buena base para desarrollar un estilo de combate cuerpo a cuerpo. Experimenta sin cesar y encuentra el estilo que más se adapte a ti. Muchos principiantes encuentran más fácil de manejar el combate con un arma cuerpo a cuerpo y un escudo.

Frascos de Estus, Hogueras y Ascuas

Consumir Estus es la única forma real de recuperar vida o maná, y aunque nunca dejan de aparecer sí hay un límite en la cantidad que puedes llevar encima, y tu frasco solo puede rellenarse en una hoguera. Además solo hay una ranura para los frascos de vida y maná, así que decidir cuál dejar listo para usar también es un acto de equilibrio. El herrero del Santuario de Enlace del Fuego puede modificar la cantidad de Estus que puedes llevar en cada ranura.

Hogueras las hogueras hacen las veces de estaciones de reabastecimiento, puntos de guardado, zonas seguras y puntos de viaje rápido, pero al usarlas también vuelven a aparecer todos los enemigos (con la excepción de los jefes y los gigantes), así que recuperar objetos tiene un precio.

Por suerte el tamaño de tu frasco puede aumentar encontrando Fragmentos de Estus durante tus viajes, y el poder de cada dosis puede aumentar buscando Fragmentos de huesos de no muerto (las mejoras solo puede aplicarse en la zona central), así que no dejes nada por explorar. Por otro lado, puedes echar un vistazo a nuestra guía Dark Souls 3 – Dónde encontrar los fragmentos de frasco de estus y Dark Souls 3 – Dónde encontrar los Fragmentos de hueso.

Consumiendo Ascuas consigues un 30 por ciento de salud adicional, puedes invocar espíritus para que te ayuden con algunos jefes e incluso invadir (o ser invadido) por otros jugadores. Esos efectos duran hasta que mueres, y debido a que las Ascuas escasean, es mejor que las guardes para esos momentos en los que realmente lo estés pasando mal.

Combate, armas, armadura y tipos de enemigos

Por muy raro que pueda parecer, el combate en los Souls es una de las recreaciones más realistas de la violencia real que podéis encontrar: uno o dos golpes pueden ser mortales, bloquear requiere esfuerzo y aun así pueden dañarte, luchar con grandes armas es agotador y en general es mucho mejor evitar que te den desde el primer momento.

Hablando en términos genetales, es mucho mejor que te tomes tu tiempo en cada pelea: esperar a que tu enemigo baje la guardia en su defensa antes de atacar no reduce únicamente la opción de que te dañe, sino también acostumbra a resultar en que tus ataques son más efectivos. Bloquear esquivar y dominar la voltereta es algo vital – puede que sobrevivas a unas cuantas peleas simplemente corriendo como un pollo sin cabeza a lo tanque y moviendo tu espada sin control, pero como técnica de supervivencia a largo plazo es bien cuestionable que sea efectiva.

Armas: Distintas armas atacan de forma distinta: las armas ligeras tienden a causar menos daño que las pesadas, pero requieren menos stamina y pueden atacar más rápido; las espadas largas son buenas en zonas abiertas contra varios enemigos pero pueden quedarse inútiles en espacios cerrados, así que tener más de un tipo suele ser una buena idea. Pueden mejorarse en el herrero de la zona central usando Titanita y gemas que recoges durante el camino, así que recuerda visitarlo asiduamente.

Armadura y movilidad: La armadura y el peso de las armas afectan a tu movilidad y el uso de stamina, así que hay que mantener el equilibrio entre la protección del daño y la capacidad de salir pitando cuando sea necesario; una armadura ligera te facilitará el movimiento, pero ayudará menos si recibes impactos, mientras que una pesada te hará menos maniobrable pero te ofrecerá mayor protección frente al daño. Ve probando nuevo equipo: cuando tu estadística de peso llegue al 70% de carga tu capacidad para dar volteretas se reducirá, y cuando alcances el cien por cien casi no te podrás mover.

Tipos de enemigos: Los enemigos aparecen en distintos tamaños y formas, pero por hacer un esbozo general, los más debiluchos y delgados dependen de la velocidad, y los más musculados en la fuerza bruta. Los enemigos pesados puede tener aun así un ataque rápido o dos, y los más delgados pueden guardarse algún golpe fuerte, pero su estilo de ataque en general y su comportamiento está marcado por la forma de sus cuerpos.

Además del daño físico algunos enemigos tienen además efectos de estado: aparecerá un icono y un medidor en el centro de tu HUD, y cuando el medidor se llene el efecto te atacará, así que normalmente es una indicación de que te retires un momento para que descienda. Estos efectos incluyen congelación, que ralentiza el movimiento, toxicidad (pérdida gradual de outnos de salud), sangrado (pérdidas muy grandes de puntos de vida), y maldición (muerte instantánea).

(Los jefes son una excepción de esto, claro, pero no entraremos en más detalle para no hacer spoilers.)

Equipo y Almas

Dependiendo de tu estadística de Suerte, los enemigos soltarán ocasionalmente algo de equipo cuando mueran. Normalmente son unas cuantas almas extra o un arma que puedes vender, pero a veces es más interesante que eso.

También encontrarás objetos en los miles de cuerpos que están repartidos por las zonas, y son normalmente más sustanciales. Como norma general cuanto más difícil sea acceder a uno de ellos más valioso será el objeto: los cadáveres que están en las zonas abiertas guardarán normalmente un pequeño número de almas o Titanita; los que están un poco más escondidos Ascuas o un gran número de almas atrapadas, y los que requieren moverse mucho, ponerte en peligro y desviarte para alcanzar los tendrán desde algunos anillos hasta Estus o Fragmentos de hueso.

Por último pero no menos importante están las almas que dan nombre al juego. Aparecen en tres formas y actúan como puntos de experiencia y como moneda para usar en los vendedores.

Las llamadas «trapped y named souls» se coleccionan como objetos y las sigues manteniendo aunque te maten. Las almas debilitadas se recogen automáticamente de los cuerpos enemigos, pero las pierdes cuando mueres. Si puedes volver al lugar donde te mataron sin morir de nuevo, las podrás recoger otra vez, pero si mueres antes de reclamarlas desaparecerán para siempre, así que no es muy inteligente ir con un montón por ahí.

Consumir trapped y named souls las convierte en las segundas, algo necesario antes de que puedas usarlas, pero mejor que las guardes en tu inventario hasta que sea necesario.

Farmear

Hay determinados puntos en el juego en los que hay o bien un gran grupo de enemigos o algún enemigo de gran valor posicionado cerca de una hoguera, y es posible matarlos y descansar en la hoguera forzándolos a aparecer de nuevo las veces que quieras. De modo que si te sientes abrumado en algún punto, quizá te irá bien dedicar un momento a recoger almas para subir de nivel a tu personaje y comprar equipo nuevo.

Catedral de la Ceniza: toma alrededor de un minuto realizar una ruta circular en la zona, y con cada vuelta te llevarás 220 almas.

Puente desvencijado: Aquí puedes conseguir 600 almas por minuto. Corre desde la hoguera hacia el enemigo pesado bajo el arco, mátalo y vuelve. Cada vuelta te llevará unos treinta segundos – y como bonus, te dejará algún que otro objeto.

Capilla: Puedes reunir 900 o así por minuto corriendo por la puerta principal y acabando con los enemigos de la derecha rápidamente.

Capital Profanada: Aquí puedes conseguir 2,500 almas por minutos. Desde la hoguera desciende por la escalera hacia el centro de la torre, salta por la abertura de detrás, corre en sentido contrario a las agujas del reloj y enfréntate a la estatua voladora, luego sube por las escaleras y vuelve a la torre. Si te posiciones justo delante de la escalera de fuera que hay en el suelo mientras vuela, aterrizará en la posición perfecta para propinarle el primer ataque, y eso te ahorrará unos cuantos segundos para que te dejes caer y mueras (siempre que recuerdes recoger las almas cada vez).

Que estas técnicas de farmeo sean beneficiosas dependen mucho de tu nivel actual – pasar del 16 al 17 requiere 1882 almas,pero para llegar del nivel 71 al 72 son necesarias unas 30.000.

Sigue leyendo nuestra guía para saber cómo unirte a todos los juramentos o pactos.

Volver al índice de la guía Dark Souls 3.

Subir de nivel y comprar objetos

Las almas que consigas se pueden usar ya sea para mejorar tus estadísticas o para comprar nuevo equipo y mejoras, así que necesitas equilibrar las unas con las otras. Aun así, es probable que uses una gran cantidad de las almas para subir de nivel.

Hay un montón de estadísticas que puedes aumentar cuando consigues un nuevo nivel, y cada una de ellas afectan a un rango de características secundarias: por ejemplo, la Fuerza incrementará tanto el ataque cuerpo a cuerpo como la resistencia al daño. Antes de que realices alguna mejora, la interfaz te marcará todas las zonas que mejora para que sepas qué vas a conseguir. (El nivel máximo está alrededor de 800).

Dónde centrar las mejoras depende de tu estilo de juego y de la armadura y armas que prefieras. Si apuestas por la ruta del ataque cuerpo a cuerpo y el tanque, entonces lo más importante es mejorar el Vigor, la Resistencia, la Fuerza y la Vitalidad.

Dark Souls 3: The Ringed City

€5.76

Si buscas algo más completo, echa un vistazo a nuestra guía Dark Souls 3.

Desde la distancia, Dark Souls parece igual que cualquier otro RPG de acción, y aunque comparte muchas mecánicas con otros títulos del género, también hace varias cosas de forma distinta. Si eres nuevo en la serie puede que todo sea algo abrumador, así que aquí te mostramos una guía básica para que te hagas con los conceptos básicos. Más abajo encontrarás una guía para subir de nivel a tu personaje de forma efectiva, incluyendo los mejores lugares para conseguir almas.

Recuerda: en Dark Souls morir es una mecánica central del juego, y al empezar es más que probable que mueras mucho. Si ves que no puedes avanzar más de cinco minutos sin morder el polvo, no te preocupes: es normal, y es así como aprenderás a controlar los comportamientos de los enemigos y cómo atacarlos. Así empezarás a morir mucho menos – al menos, claro, durante un rato.

Elegir una clase de personaje: Es posible crear cualquier tipo de personaje independientemente de la elección que tomes respecto a la clase. Pero si eres nuevo en los Dark Souls, recomendamos crear un híbrido de damage dealer y tanque usando el Caballero como punto de partida. La armadura inicial del caballero está razonablemente equilibrada entre la agilidad y la protección; empezarás además con un anillo que te garantizará salud extra, y las estadísticas predeterminadas te ofrecen una buena base para desarrollar un estilo de combate cuerpo a cuerpo. Experimenta sin cesar y encuentra el estilo que más se adapte a ti. Muchos principiantes encuentran más fácil de manejar el combate con un arma cuerpo a cuerpo y un escudo.

Frascos de Estus, Hogueras y Ascuas

Consumir Estus es la única forma real de recuperar vida o maná, y aunque nunca dejan de aparecer sí hay un límite en la cantidad que puedes llevar encima, y tu frasco solo puede rellenarse en una hoguera. Además solo hay una ranura para los frascos de vida y maná, así que decidir cuál dejar listo para usar también es un acto de equilibrio. El herrero del Santuario de Enlace del Fuego puede modificar la cantidad de Estus que puedes llevar en cada ranura.

Hogueras las hogueras hacen las veces de estaciones de reabastecimiento, puntos de guardado, zonas seguras y puntos de viaje rápido, pero al usarlas también vuelven a aparecer todos los enemigos (con la excepción de los jefes y los gigantes), así que recuperar objetos tiene un precio.

Por suerte el tamaño de tu frasco puede aumentar encontrando Fragmentos de Estus durante tus viajes, y el poder de cada dosis puede aumentar buscando Fragmentos de huesos de no muerto (las mejoras solo puede aplicarse en la zona central), así que no dejes nada por explorar. Por otro lado, puedes echar un vistazo a nuestra guía Dark Souls 3 – Dónde encontrar los fragmentos de frasco de estus y Dark Souls 3 – Dónde encontrar los Fragmentos de hueso.

Consumiendo Ascuas consigues un 30 por ciento de salud adicional, puedes invocar espíritus para que te ayuden con algunos jefes e incluso invadir (o ser invadido) por otros jugadores. Esos efectos duran hasta que mueres, y debido a que las Ascuas escasean, es mejor que las guardes para esos momentos en los que realmente lo estés pasando mal.

Combate, armas, armadura y tipos de enemigos

Por muy raro que pueda parecer, el combate en los Souls es una de las recreaciones más realistas de la violencia real que podéis encontrar: uno o dos golpes pueden ser mortales, bloquear requiere esfuerzo y aun así pueden dañarte, luchar con grandes armas es agotador y en general es mucho mejor evitar que te den desde el primer momento.

Hablando en términos genetales, es mucho mejor que te tomes tu tiempo en cada pelea: esperar a que tu enemigo baje la guardia en su defensa antes de atacar no reduce únicamente la opción de que te dañe, sino también acostumbra a resultar en que tus ataques son más efectivos. Bloquear esquivar y dominar la voltereta es algo vital – puede que sobrevivas a unas cuantas peleas simplemente corriendo como un pollo sin cabeza a lo tanque y moviendo tu espada sin control, pero como técnica de supervivencia a largo plazo es bien cuestionable que sea efectiva.

Armas: Distintas armas atacan de forma distinta: las armas ligeras tienden a causar menos daño que las pesadas, pero requieren menos stamina y pueden atacar más rápido; las espadas largas son buenas en zonas abiertas contra varios enemigos pero pueden quedarse inútiles en espacios cerrados, así que tener más de un tipo suele ser una buena idea. Pueden mejorarse en el herrero de la zona central usando Titanita y gemas que recoges durante el camino, así que recuerda visitarlo asiduamente.

Armadura y movilidad: La armadura y el peso de las armas afectan a tu movilidad y el uso de stamina, así que hay que mantener el equilibrio entre la protección del daño y la capacidad de salir pitando cuando sea necesario; una armadura ligera te facilitará el movimiento, pero ayudará menos si recibes impactos, mientras que una pesada te hará menos maniobrable pero te ofrecerá mayor protección frente al daño. Ve probando nuevo equipo: cuando tu estadística de peso llegue al 70% de carga tu capacidad para dar volteretas se reducirá, y cuando alcances el cien por cien casi no te podrás mover.

Tipos de enemigos: Los enemigos aparecen en distintos tamaños y formas, pero por hacer un esbozo general, los más debiluchos y delgados dependen de la velocidad, y los más musculados en la fuerza bruta. Los enemigos pesados puede tener aun así un ataque rápido o dos, y los más delgados pueden guardarse algún golpe fuerte, pero su estilo de ataque en general y su comportamiento está marcado por la forma de sus cuerpos.

Además del daño físico algunos enemigos tienen además efectos de estado: aparecerá un icono y un medidor en el centro de tu HUD, y cuando el medidor se llene el efecto te atacará, así que normalmente es una indicación de que te retires un momento para que descienda. Estos efectos incluyen congelación, que ralentiza el movimiento, toxicidad (pérdida gradual de outnos de salud), sangrado (pérdidas muy grandes de puntos de vida), y maldición (muerte instantánea).

(Los jefes son una excepción de esto, claro, pero no entraremos en más detalle para no hacer spoilers.)

Equipo y Almas

Dependiendo de tu estadística de Suerte, los enemigos soltarán ocasionalmente algo de equipo cuando mueran. Normalmente son unas cuantas almas extra o un arma que puedes vender, pero a veces es más interesante que eso.

También encontrarás objetos en los miles de cuerpos que están repartidos por las zonas, y son normalmente más sustanciales. Como norma general cuanto más difícil sea acceder a uno de ellos más valioso será el objeto: los cadáveres que están en las zonas abiertas guardarán normalmente un pequeño número de almas o Titanita; los que están un poco más escondidos Ascuas o un gran número de almas atrapadas, y los que requieren moverse mucho, ponerte en peligro y desviarte para alcanzar los tendrán desde algunos anillos hasta Estus o Fragmentos de hueso.

Por último pero no menos importante están las almas que dan nombre al juego. Aparecen en tres formas y actúan como puntos de experiencia y como moneda para usar en los vendedores.

Las llamadas «trapped y named souls» se coleccionan como objetos y las sigues manteniendo aunque te maten. Las almas debilitadas se recogen automáticamente de los cuerpos enemigos, pero las pierdes cuando mueres. Si puedes volver al lugar donde te mataron sin morir de nuevo, las podrás recoger otra vez, pero si mueres antes de reclamarlas desaparecerán para siempre, así que no es muy inteligente ir con un montón por ahí.

Consumir trapped y named souls las convierte en las segundas, algo necesario antes de que puedas usarlas, pero mejor que las guardes en tu inventario hasta que sea necesario.

Farmear

Hay determinados puntos en el juego en los que hay o bien un gran grupo de enemigos o algún enemigo de gran valor posicionado cerca de una hoguera, y es posible matarlos y descansar en la hoguera forzándolos a aparecer de nuevo las veces que quieras. De modo que si te sientes abrumado en algún punto, quizá te irá bien dedicar un momento a recoger almas para subir de nivel a tu personaje y comprar equipo nuevo.

Catedral de la Ceniza: toma alrededor de un minuto realizar una ruta circular en la zona, y con cada vuelta te llevarás 220 almas.

Puente desvencijado: Aquí puedes conseguir 600 almas por minuto. Corre desde la hoguera hacia el enemigo pesado bajo el arco, mátalo y vuelve. Cada vuelta te llevará unos treinta segundos – y como bonus, te dejará algún que otro objeto.

Capilla: Puedes reunir 900 o así por minuto corriendo por la puerta principal y acabando con los enemigos de la derecha rápidamente.

Capital Profanada: Aquí puedes conseguir 2,500 almas por minutos. Desde la hoguera desciende por la escalera hacia el centro de la torre, salta por la abertura de detrás, corre en sentido contrario a las agujas del reloj y enfréntate a la estatua voladora, luego sube por las escaleras y vuelve a la torre. Si te posiciones justo delante de la escalera de fuera que hay en el suelo mientras vuela, aterrizará en la posición perfecta para propinarle el primer ataque, y eso te ahorrará unos cuantos segundos para que te dejes caer y mueras (siempre que recuerdes recoger las almas cada vez).

Que estas técnicas de farmeo sean beneficiosas dependen mucho de tu nivel actual – pasar del 16 al 17 requiere 1882 almas,pero para llegar del nivel 71 al 72 son necesarias unas 30.000.

Sigue leyendo nuestra guía para saber cómo unirte a todos los juramentos o pactos.

Volver al índice de la guía Dark Souls 3.

Subir de nivel y comprar objetos

Las almas que consigas se pueden usar ya sea para mejorar tus estadísticas o para comprar nuevo equipo y mejoras, así que necesitas equilibrar las unas con las otras. Aun así, es probable que uses una gran cantidad de las almas para subir de nivel.

Hay un montón de estadísticas que puedes aumentar cuando consigues un nuevo nivel, y cada una de ellas afectan a un rango de características secundarias: por ejemplo, la Fuerza incrementará tanto el ataque cuerpo a cuerpo como la resistencia al daño. Antes de que realices alguna mejora, la interfaz te marcará todas las zonas que mejora para que sepas qué vas a conseguir. (El nivel máximo está alrededor de 800).

Dónde centrar las mejoras depende de tu estilo de juego y de la armadura y armas que prefieras. Si apuestas por la ruta del ataque cuerpo a cuerpo y el tanque, entonces lo más importante es mejorar el Vigor, la Resistencia, la Fuerza y la Vitalidad.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad