FPS Boost de Xbox Series X/S no exige trabajo adicional para las desarrolladoras

Escasos días atrás Microsoft dio un golpe sobre la mesa en términos de retrocompatibilidad. Si ya de por sí siempre ha superado a la competencia en este sentido, con ese anuncio demostró estar más si cabe a la vanguardia con una función que acababa de ser implementada en sus nuevas consolas.

Tanto Xbox Series X como Series S disponen ahora de FPS Boost. Se trata de una tecnología que permite mejorar de forma considerable la fluidez de ciertos videojuegos que vieron la luz en pasadas generaciones.

De ello se benefician títulos no solo de la primera Xbox, sino también de 360 e incluso One. Aunque los resultados varían, siempre se obtiene un incremento de los fotogramas por segundo. La tasa, como mínimo, se multiplica por dos, pero puede llegar a ser por cuatro si el rendimiento original era un tanto pobre.

Far Cry 4 es uno de los cinco videojuegos que ya han recibido esta mejora. A la lista se añade un plataformas muy colorido como es New Super Lucky’s Tale, así como un título de lucha imprescindible para los amantes del género: UFC 4. Por si fuera poco, Sniper Elite 4 y Watch Dogs 2 también disfrutan de las mejoras del FPS Boost.

Inicialmente se creía que Microsoft había llegado a acuerdos con los equipos de desarrollo de todas las compañías que en su momento dieron forma a dichos títulos. Nada más lejos de la realidad.

Declaraciones de Jason Ronald

Ya estamos acostumbrados a que los Youtubers entrevisten a celebridades de la industria. En este caso le ha tocado a Colt Eastwood, un creador de contenido que ha podido charlar con Jason Ronald.

El alto cargo de la compañía ha indicado que las tareas que exigen este tipo de mejoras, desde un aumento del frame-rate hasta una mayor estabilidad sin caídas de fotogramas por segundo, no acarrean trabajado adicional por parte de las desarrolladoras.

De hecho, de las tareas se encarga la propia Microsoft, realizándolas independientemente. Por supuesto, no pueden hacer el procedimiento con todos los videojuegos que desean. Previamente han de contactar no con las desarrolladoras, sino en su lugar con las empresas que en su momento decidieron editar dichos títulos.

Es decir, Microsoft ha de llegar a un acuerdo con cada editora. Si la misma da el visto bueno, los empleados de la compañía estadounidense se ponen manos a la obra para mejorar notablemente el rendimiento técnico del juego en cuestión.

En todos los casos, la propuesta de Microsoft es aceptada si tanto el desarrollador como la editora no tienen pensado, en un futuro, realizar algún tipo de actualización por sus propios medios. Un claro ejemplo sería un hipotético remaster. Es entonces cuando aceptan que su título pase a beneficiarse de la tecnología FPS Boost.

Al ser preguntado sobre cómo deciden qué videojuegos pasan a ser optimizados en términos de rendimiento, Jason Ronald ha conquistado a la comunidad. Y es que afirma que la compañía tiene muy en cuenta las peticiones de los fans, basándose en la demanda para seleccionar unos u otros títulos.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad