Todo lo que necesitas saber sobre el lanzamiento de Windows 10

Microsoft, tal y como anunció hace unos meses, ha empezado a distribuir hoy Windows 10. En vez de rediseñar otra vez de forma intensiva la experiencia Windows, la nueva versión del sistema operativo de escritorio más utilizado del mundo mantiene la interfaz de Windows 8 con ligeros cambios, estando la mayoría de novedades interesantes bajo la superficie.

El propósito de Windows 10 es, a partir de los cimientos de Windows 8, proporcionar un sistema operativo cross-platform que sea compatible con una amplia variedad de sistemas, como PCs, smartphones, tabletas y, cómo no, Xbox One. También es la base sobre la que se están construyendo futuros productos de Microsoft, como la futura tecnología HoloLens.

Uno de los aspectos más interesantes es que Microsoft ha decidido que actualizar a Windows 10 sea totalmente gratis para aquellos usuarios que tenían instalado en su ordenador Windows 7 o Windows 8. Esta actualización gratuita incluye la versión completa del sistema operativo, sin restricciones ni limitaciones de contenido. La única letra pequeña es que esta oferta para conseguir Windows 10 gratis solo será válida durante un año, con lo cual tendrás que descargarlo e instalarlo antes del 29 de julio de 2016.

Algunas de las nuevas características y tecnologías que incluye el nuevo Windows aportan interesantes novedades tanto a los jugadores de PC como a los de Xbox One. Más adelante veremos cómo afectará DirectX 12 a los juegos de PC, pero de momento os vamos a explicar todo lo que necesitáis saber sobre Windows 10 de cara al lanzamiento, y qué debes hacer para aprovechar las mejoras que incluye.

Cómo actualizar tu equipo a Windows 10

La instalación de Windows 10 es un proceso bastante sencillo. En las últimas semanas habrás notado que un pequeño icono en la parte derecha de la barra de tareas te informaba sobre la actualización. Si no lo hiciste en su momento, haz click en este icono, selecciona la opción para reservar la actualización e introduce tu dirección de correo electrónico para que te envíen la confirmación.

Para que aparezca esta notificación es necesario tener activadas las actualizaciones automáticas. Si aún así no te aparece, eso significa que Microsoft ha determinado que tu equipo no cumple las condiciones para ejecutar la nueva versión del sistema operativo o que tu copia de Windows 7 o Windows 8 no posee una licencia original. Los usuarios de versiones piratas de sistemas anteriores podrán actualizar más adelante, pero es poco probable que las actualizaciones se activen al 100%.

El sistema te avisará cuando el software esté listo para ser descargado, pero ten en cuenta que necesitas como mínimo 3GB libres en tu disco duro para que el proceso pueda iniciarse. Microsoft estima que la instalación tarda alrededor de una hora en completarse en la mayoría de ordenadores, aunque si tu equipo es bastante nuevo puede tardar entre veinte y treinta minutos. Si es muy antiguo, lógicamente, ocurre lo contrario: tardará más de una hora.

Ten en cuenta también que la distribución de Windows 10 se está haciendo de forma gradual empezando desde el 29 de julio. Incluso si tienes una versión original de Windows 7 u 8 en tu ordenador, no es seguro que te permita actualizar hoy mismo. Si estás impaciente por ello, puedes probar algunos métodos descubiertos por los usuarios, aunque no te podemos garantizar al 100% que funcionen.

Hacer downgrade de la instalación de Windows 10

Si tras probarlo decides que Windows 10 no te convence, es posible volver a la versión anterior de Windows desde el menú de configuración del botón Inicio, en la sección Actualizaciones y Seguridad. Selecciona Recuperar y encontrarás una opción para iniciar el proceso de downgrade.

Tendrás que decidirlo pronto, en cualquier caso; Microsoft confirmó recientemente que la opción para volver a la antigua instalación de Windows solo estará disponible durante un mes una vez hayas hecho la actualización a Windows 10.

Hacer streaming de Xbox One a Windows 10

Incluso si no juegas mucho con tu ordenador, portátil o tableta, quizás quieras actualizar si tienes una Xbox One. Una vez hayas instalado la aplicación Xbox One en tu dispositivo con Windows 10, podrás hacer streaming de la consola a él, algo muy útil si tienes que compartir el televisor de casa con más gente.

No solo tendrás la posibilidad de jugar en otra pantalla, sino que también tienes acceso a otras funciones de la experiencia Xbox, como la lista de amigos, el progreso con los logros, la posibilidad de compartir clips de gameplay y más. La interfaz es ligeramente diferente, pero la funcionalidad es exactamente la misma.

De cara al futuro, Windows 10 también introduce la posibilidad de juego cross-platform entre versiones PC y Xbox One del mismo juego. Fable Legends será uno de los primeros títulos en ofrecer esta opción cuando esté disponible a finales de este mismo año.

Para hacer streaming de Xbox One a Windows 10, primero debes configurar la consola, accediendo al menú de opciones y la sección de preferencias. Ahí asegúrate de tener activada la opción que permite hacer streaming a otros dispositivos.

El siguiente paso es abrir la app Xbox en Windows 10, hacer login con el mismo ID de Xbox Live que usas en Xbox One, hacer clic en Conectar, acceder a la opción Añadir Dispositivo y seleccionar tu consola – siempre y cuando estén en la misma red no debería haber problemas para ello.

Puedes conectarte directamente a tu Xbox One usando el pequeño icono de la consola en la parte inferior izquierda de la ventana de la app. Desde aquí, utiliza la opción para probar el streaming y ver la calidad de tu conexión antes de usar el botón de Stream para iniciar el juego remoto. Si tienes tu mando conectado al ordenador de la segunda pantalla (vía USB o con el adaptador inalámbrico que saldrá en unos meses) ya no necesitas hacer nada más.

Para garantizar la mejor conexión posible utiliza una conexión LAN con tu router tanto en el PC como en Xbox One, ya que tanto los adaptadores WiFi como los PowerLine añaden lag al sistema y pueden provocar tirones.

¿Qué beneficios traerá DirectX 12 al juego de PC?

Vale, los usuarios de Xbox One ganan una segunda pantalla, pero… ¿qué hay para los jugadores de PC? Aparte de mejor compatibilidad con juegos a 4K, quizás la razón más atractiva para actualizar tu PC al nuevo de Windows – más allá de las mejoras del propio sistema operativo, claro – es el lanzamiento de DirectX 12, la siguiente versión de la colección de APIs multimedia de Microsoft de la que dependen muchos juegos.

Esta nueva iteración de DirectX promete proporcionar importantes mejoras a nivel de eficiencia, independientemente del fabricante de los componentes de tu hardware. Simplificando mucho, parte de la carga de la CPU y del frame-rate que produce la GPU mejorará su rendimiento con DirectX 12.

Tanto los usuarios de tarjetas gráficas de Nvidia como los de AMD verán mejoras apreciables con DirectX 12, pero a corto plazo es la compatibilidad mejorada de las APIs con las CPUs multinúcleo lo que supondrá una mayor diferencia – lo cual se ajusta mejor a la arquitectura de los procesadores de AMD, así como a la combinación de tarjetas gráficas AMD con procesadores menos potentes. La adopción de DirectX 12 no se producirá de la noche a la mañana, claro, pero la disponibilidad gratuita de Windows acelerará que DX12 se convierta en estándar.

¿Debes actualizar ya a Windows 10?

En general, las ventajas para los usuarios de Windows 8 y Xbox One son suficientes como para hacer atractiva la actualización a Windows 10, y hay pocas razones por las cuales no debas hacerlo. Pero, y esto es importante, debes tener en cuenta que como ocurre con cualquier sistema operativo nuevo, aparecerán problemas técnicos durante las primeras semanas, y no hay garantía alguna de que no vayas a sufrirlos.

Ahora, por ejemplo, una característica llamada WiFi Sense se activa por defecto, la cual permite que los contactos de Facebook, Skype y Outlook que tengas con Windows 10 puedan acceder a tu red WiFi al visitar tu casa. Los usuarios más preocupados con la seguridad y la privacidad quizás quieran esperar a ver qué otras funciones similares estén activas antes de actualizar, o al menos deberían ser cuidadosos a la hora de seleccionar opciones durante la instalación (si lees este artículo después de actualizar a Windows 10, puedes echar un vistazo al FAQ oficial de WiFi Sense para ver más detalles sobre cómo mejorar la seguridad con esta característica).

Los jugadores con Windows 7 que no tengan una Xbox One – o que simplemente no tengan prisa por actualizar – seguramente prefieran mantener su sistema, que es más estable, y esperar hasta que los beneficios de DirectX 12 sean obvios y un estándar en la escena de los juegos de PC.

Si ese es tu caso, simplemente asegúrate de tomar una decisión definitiva antes de que el periodo de actualización gratuita termine el 29 de julio del año que viene.

Microsoft, tal y como anunció hace unos meses, ha empezado a distribuir hoy Windows 10. En vez de rediseñar otra vez de forma intensiva la experiencia Windows, la nueva versión del sistema operativo de escritorio más utilizado del mundo mantiene la interfaz de Windows 8 con ligeros cambios, estando la mayoría de novedades interesantes bajo la superficie.

El propósito de Windows 10 es, a partir de los cimientos de Windows 8, proporcionar un sistema operativo cross-platform que sea compatible con una amplia variedad de sistemas, como PCs, smartphones, tabletas y, cómo no, Xbox One. También es la base sobre la que se están construyendo futuros productos de Microsoft, como la futura tecnología HoloLens.

Uno de los aspectos más interesantes es que Microsoft ha decidido que actualizar a Windows 10 sea totalmente gratis para aquellos usuarios que tenían instalado en su ordenador Windows 7 o Windows 8. Esta actualización gratuita incluye la versión completa del sistema operativo, sin restricciones ni limitaciones de contenido. La única letra pequeña es que esta oferta para conseguir Windows 10 gratis solo será válida durante un año, con lo cual tendrás que descargarlo e instalarlo antes del 29 de julio de 2016.

Algunas de las nuevas características y tecnologías que incluye el nuevo Windows aportan interesantes novedades tanto a los jugadores de PC como a los de Xbox One. Más adelante veremos cómo afectará DirectX 12 a los juegos de PC, pero de momento os vamos a explicar todo lo que necesitáis saber sobre Windows 10 de cara al lanzamiento, y qué debes hacer para aprovechar las mejoras que incluye.

Cómo actualizar tu equipo a Windows 10

La instalación de Windows 10 es un proceso bastante sencillo. En las últimas semanas habrás notado que un pequeño icono en la parte derecha de la barra de tareas te informaba sobre la actualización. Si no lo hiciste en su momento, haz click en este icono, selecciona la opción para reservar la actualización e introduce tu dirección de correo electrónico para que te envíen la confirmación.

Para que aparezca esta notificación es necesario tener activadas las actualizaciones automáticas. Si aún así no te aparece, eso significa que Microsoft ha determinado que tu equipo no cumple las condiciones para ejecutar la nueva versión del sistema operativo o que tu copia de Windows 7 o Windows 8 no posee una licencia original. Los usuarios de versiones piratas de sistemas anteriores podrán actualizar más adelante, pero es poco probable que las actualizaciones se activen al 100%.

El sistema te avisará cuando el software esté listo para ser descargado, pero ten en cuenta que necesitas como mínimo 3GB libres en tu disco duro para que el proceso pueda iniciarse. Microsoft estima que la instalación tarda alrededor de una hora en completarse en la mayoría de ordenadores, aunque si tu equipo es bastante nuevo puede tardar entre veinte y treinta minutos. Si es muy antiguo, lógicamente, ocurre lo contrario: tardará más de una hora.

Ten en cuenta también que la distribución de Windows 10 se está haciendo de forma gradual empezando desde el 29 de julio. Incluso si tienes una versión original de Windows 7 u 8 en tu ordenador, no es seguro que te permita actualizar hoy mismo. Si estás impaciente por ello, puedes probar algunos métodos descubiertos por los usuarios, aunque no te podemos garantizar al 100% que funcionen.

Hacer downgrade de la instalación de Windows 10

Si tras probarlo decides que Windows 10 no te convence, es posible volver a la versión anterior de Windows desde el menú de configuración del botón Inicio, en la sección Actualizaciones y Seguridad. Selecciona Recuperar y encontrarás una opción para iniciar el proceso de downgrade.

Tendrás que decidirlo pronto, en cualquier caso; Microsoft confirmó recientemente que la opción para volver a la antigua instalación de Windows solo estará disponible durante un mes una vez hayas hecho la actualización a Windows 10.

Hacer streaming de Xbox One a Windows 10

Incluso si no juegas mucho con tu ordenador, portátil o tableta, quizás quieras actualizar si tienes una Xbox One. Una vez hayas instalado la aplicación Xbox One en tu dispositivo con Windows 10, podrás hacer streaming de la consola a él, algo muy útil si tienes que compartir el televisor de casa con más gente.

No solo tendrás la posibilidad de jugar en otra pantalla, sino que también tienes acceso a otras funciones de la experiencia Xbox, como la lista de amigos, el progreso con los logros, la posibilidad de compartir clips de gameplay y más. La interfaz es ligeramente diferente, pero la funcionalidad es exactamente la misma.

De cara al futuro, Windows 10 también introduce la posibilidad de juego cross-platform entre versiones PC y Xbox One del mismo juego. Fable Legends será uno de los primeros títulos en ofrecer esta opción cuando esté disponible a finales de este mismo año.

Para hacer streaming de Xbox One a Windows 10, primero debes configurar la consola, accediendo al menú de opciones y la sección de preferencias. Ahí asegúrate de tener activada la opción que permite hacer streaming a otros dispositivos.

El siguiente paso es abrir la app Xbox en Windows 10, hacer login con el mismo ID de Xbox Live que usas en Xbox One, hacer clic en Conectar, acceder a la opción Añadir Dispositivo y seleccionar tu consola – siempre y cuando estén en la misma red no debería haber problemas para ello.

Puedes conectarte directamente a tu Xbox One usando el pequeño icono de la consola en la parte inferior izquierda de la ventana de la app. Desde aquí, utiliza la opción para probar el streaming y ver la calidad de tu conexión antes de usar el botón de Stream para iniciar el juego remoto. Si tienes tu mando conectado al ordenador de la segunda pantalla (vía USB o con el adaptador inalámbrico que saldrá en unos meses) ya no necesitas hacer nada más.

Para garantizar la mejor conexión posible utiliza una conexión LAN con tu router tanto en el PC como en Xbox One, ya que tanto los adaptadores WiFi como los PowerLine añaden lag al sistema y pueden provocar tirones.

¿Qué beneficios traerá DirectX 12 al juego de PC?

Vale, los usuarios de Xbox One ganan una segunda pantalla, pero… ¿qué hay para los jugadores de PC? Aparte de mejor compatibilidad con juegos a 4K, quizás la razón más atractiva para actualizar tu PC al nuevo de Windows – más allá de las mejoras del propio sistema operativo, claro – es el lanzamiento de DirectX 12, la siguiente versión de la colección de APIs multimedia de Microsoft de la que dependen muchos juegos.

Esta nueva iteración de DirectX promete proporcionar importantes mejoras a nivel de eficiencia, independientemente del fabricante de los componentes de tu hardware. Simplificando mucho, parte de la carga de la CPU y del frame-rate que produce la GPU mejorará su rendimiento con DirectX 12.

Tanto los usuarios de tarjetas gráficas de Nvidia como los de AMD verán mejoras apreciables con DirectX 12, pero a corto plazo es la compatibilidad mejorada de las APIs con las CPUs multinúcleo lo que supondrá una mayor diferencia – lo cual se ajusta mejor a la arquitectura de los procesadores de AMD, así como a la combinación de tarjetas gráficas AMD con procesadores menos potentes. La adopción de DirectX 12 no se producirá de la noche a la mañana, claro, pero la disponibilidad gratuita de Windows acelerará que DX12 se convierta en estándar.

¿Debes actualizar ya a Windows 10?

En general, las ventajas para los usuarios de Windows 8 y Xbox One son suficientes como para hacer atractiva la actualización a Windows 10, y hay pocas razones por las cuales no debas hacerlo. Pero, y esto es importante, debes tener en cuenta que como ocurre con cualquier sistema operativo nuevo, aparecerán problemas técnicos durante las primeras semanas, y no hay garantía alguna de que no vayas a sufrirlos.

Ahora, por ejemplo, una característica llamada WiFi Sense se activa por defecto, la cual permite que los contactos de Facebook, Skype y Outlook que tengas con Windows 10 puedan acceder a tu red WiFi al visitar tu casa. Los usuarios más preocupados con la seguridad y la privacidad quizás quieran esperar a ver qué otras funciones similares estén activas antes de actualizar, o al menos deberían ser cuidadosos a la hora de seleccionar opciones durante la instalación (si lees este artículo después de actualizar a Windows 10, puedes echar un vistazo al FAQ oficial de WiFi Sense para ver más detalles sobre cómo mejorar la seguridad con esta característica).

Los jugadores con Windows 7 que no tengan una Xbox One – o que simplemente no tengan prisa por actualizar – seguramente prefieran mantener su sistema, que es más estable, y esperar hasta que los beneficios de DirectX 12 sean obvios y un estándar en la escena de los juegos de PC.

Si ese es tu caso, simplemente asegúrate de tomar una decisión definitiva antes de que el periodo de actualización gratuita termine el 29 de julio del año que viene.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad